NUESTRA FAMILIA

10

La Familia en el Carmelo Palautiano está compuesta por las Carmelitas Misioneras Teresianas y los Laicos que comparten Carisma y Misión.

Nuestro carisma es un don del Espíritu Santo a la Iglesia y, por consiguiente, puede vivirse de diferentes maneras de acuerdo a nuestra propia vocación religiosa o laical. En el proyecto inicial del fundador, los laicos tenían una participación importante, y siendo fieles a este espíritu, las CMT han encontrado en su caminar a otros que comparten la misma vocación a la Iglesia: a los laicos.

Con la consciencia que el don del carisma precede a su encarnación en el ámbito de los consagrados y laicos, nos sentimos llamados, todos, a beber del mismo pozo y a vivir el mismo carisma a partir de nuestra propia vocación específica.

En nuestra familia carismática; la vida religiosa actualiza permanentemente el seguimiento de Cristo Iglesia, el absoluto de Dios; mientras en el laicado, cada miembro, desde su estado y situación de vida, se compromete en el servicio de la comunidad de prójimos para avanzar hacia una sociedad más justa, pacífica y solidaria (Estatutos MILPA).

Las CMT y los laicos son mucho más que socios estratégicos; ocupan un lugar complementario y común. Simplemente somos Familia.

Al ser profundamente palautianos, somos también profundamente carmelitas. Consagradas y Laicos nos integramos a la gran familia espiritual del Carmelo Teresiano.